BLOG

Llegar a lucir una barba cuidada, sana y atractiva, al contrario de lo que muchos piensan, no es precisamente una actividad apta para vagos. Al igual que con el resto del cuerpo, todos somos diferentes, para lucir a veces hay que sufrir y, obviamente, el vello facial no iba a ser menos en sus caprichosas demandas.

Eso de dejarse barba viene con un inquietante añadido, un factor sorpresa importante que pillará desprevenido al más valiente: No vas a saber qué pinta tienes con tanto pelo en la cara hasta que te decidas a dejar que ocurra; Y cuando ocurra, si no te gusta lo que la genética te ha tenido preparado, te tocará pasar a la acción.

barba_de_ramen

Muchas son las pesadillas que el barbudo novel puede llegar a padecer: Zonas sin pelo (o calvas faciales), crecimiento desigual o poco uniforme, áreas con demasiado vello (Se habla por ahí de barbillas que se unen con las cejas), etc.

Pero si tenemos que decidirnos por una de las más importantes y para la que estamos generalmente menos preparados, pese a su aparente discreción mediática, lo tenemos claro: El color de tu barba.

Si la madre naturaleza se pasó de original haciéndote pelirrojo de barba rubia y no te gustan las miraditas curiosas, si tu cara empieza a parecer un campo nevado y quieres quitarte unos años de encima, o si directamente ya te has aburrido de que los centros comerciales intenten enchufarte un disfraz de Papá Noel cada Navidad, tenemos algo de información que seguro te interesará: Teñir barbas es cada vez más frecuente entre hombres como tú y, gracias a nosotros, no te tendrás que comer mucho la cabeza para encontrar el perfecto tinte para barbas.

barba_pelirroja

¿Qué, ya te has decidido? ¿Estás considerando la idea, quizás? Sigue leyendo y descubre nuestros consejillos para que te puedas teñir la barba sin miedo…

Mentalízate: Lo que deberías saber antes de abrir el tinte

Vamos a ver, pequeño saltamontes, si estás listo para dar el paso y teñirte la barba. Antes de lanzarte a ello y desvirgar el pigmento de tu perilla, debes interiorizar y reflexionar un par de cosillas:

1. Quizás te interese acudir a un profesional

Te saldrá algo más caro, sin duda, pero es garantía de éxito e igual te ahorras dolores de cabeza. Del mismo modo que no hay nadie mejor que un mecánico para trastear con tu coche, pon tu vello facial en manos de un experto y deja que te tiña la barba un artista de las cabelleras. No temas, ni te mirarán raro cuando lo pidas ni serás el primer cliente con tus inquietudes.

2. Ojo con las expectativas

Sabemos que te encantaría que te llovieran los piropos después de tal hazaña, sin embargo, tienes que ser realista con ello: Hasta que lo hagas no sabes cómo te va a quedar, así que asume que quizás tendrás que volver a usar otro tinte de barba para arreglar los desperfectos o, usando ya palabras mayores: Enchufar la maquinilla y podar toda esa mata de pelo para volver a empezar de 0.

3. Es un proyecto a largo plazo

Tanto las barbas como el pelo largo dan un atractivo especial a la personalidad del hombre: Solidez, madurez, dureza… Compromiso. Todo ello características relacionadas con algo muy evidente: Para lucirlos has tenido que esperar un tiempo, ser paciente… Salvo para algunos afortunados con extra dosis de testosterona: No crecen de un día para el otro.

¿Conoces el concepto de “entradas”? Sí, ya sabes, te sonará por esas chicas “rubias de pote”, que por las puntas son del fondo a la izquierda de Finlandia y por la raíz parecen venidas de lo más profundo de África subsahariana.

Pues tenemos una noticia para ti… Tenlo claro: Una vez te tiñas, depende del color que escojas, tendrás que hacerlo regularmente para evitar tener ésas mismas entradas (sobre todo si tu plan consiste en aplicarte un tinte de barba que contraste mucho con tu color de pelo natural).

viejo_barba_teñida

Entonces,, si eres un tío al que no le van los compromisos… Quizás te interese más utilizar un tinte temporal.

4. Tendrás que lucir tus canas un poco más

Este punto no tiene mucho misterio. Si quieres teñirte la barba necesitarás, más que nada en el mundo… ¡Una barba! ¿Lo adivinaste? ¡Bravo! Así que guarda el cortacésped unos días, saca el leñador desaliñado que llevas dentro y deja que la naturaleza haga su efecto para tener un poco de base que teñir.

Quién sabe, quizás te das cuenta de que el look Papa Noel no te queda tan mal al fin y al cabo.

Escoge el tinte de barba correcto

Puedes escoger lanzarte a lo loco o dirigirte a tu tienda de cosméticos o farmacia para que te recomienden sus productos. Resiste la tentación de lanzarte al cuarto de tu abuela para substraerle su tinte color caoba e infórmate un poco. Quizás tienes la piel sensible y no queremos que por querer emular a Star Tormund de Juego de Tronos termines más rojo y pelado que Pipi Calzaslargas paseando por Sevilla en pleno Agosto.

Que lo sepas: ten en cuenta que existen productos naturales (o al menos sin amoníaco), que probablemente un tinte de pelo normal no te sirva para teñir tu barba y que en nuestra web te recomendaremos los mejores productos para que no te equivoques.

Escogiendo el color

A menos que pertenezcas a una nueva tribu urbana amante del rosa fosforito, damos por supuesto que buscas un color que te haga joven, te aleje de la evolución a copito de nieve y no llame demasiado la atención.

color_barba

Lo que deberás tener presente es que las tonalidades oscuras se verán muy oscuras. Si tienes el pelo castaño o no muy oscuro o quieres tomar una opción más segura: Escoge un color un poco más claro del que tienes en tu pelo, el resultado será más natural y es mejor ir subiendo poco a poco de oscuridad que plantarte con una barba más negra que el carbón que parecerá sacada de la tienda de disfraces de tu barrio.

Preparación, lea las instrucciones de uso

Lee las instrucciones de uso. No sé si lo hemos comentado ya, pero… Lee las instrucciones de uso. Una vez hayas leído las instrucciones de uso, espera… ¿Te ha quedado claro que deberías leer las instrucciones de uso?

Bien. Visualízate en Montmartre, París, ponte la bata, saca la brocha de pintor y… Frena, frena. Antes de empezar tendrás que hacerte con los siguientes materiales:

  • El tinte.
  • Guantes de plástico: Para no dañar tu piel con los químicos y para evitar que se manchen.
  • Toallas viejas o papel de cocina: Algo que no te importe que pierda su color y te ayude a ir limpiando. Por experiencia personal, evita las toallas con las iniciales del regalo de boda.
  • Aceite o vaselina: Para proteger la zona de tu piel que no vas a teñir.
  • El pincel: O peine, o brocha industrial… Lo que sea que hayas decidido utilizar para aplicar el tinte y teñir tu barba.

Como truco personal: No enjabones tu barba durante un par de días antes de pasar a lo de pinta y colorea. Los aceites naturales de tu vello facilitarán la absorción del producto y protegerán tu piel de posibles irritaciones.

Con esto, y las instrucciones de uso (claro), estás listo para pasar…

Manos a la obra: El teñido

¿Ya te has hecho con todo el material necesario? ¡Fantástico!

Si has leído las instrucciones de uso del producto, no tenemos mucho que contarte aquí. Sin embargo, para que te hagas una idea, los tintes de barba suelen venir con dos botes que tendrás que mezclar para que la reacción química, que te dará ése pigmento molón, surja efecto. 

No te asustes si parece algo más claro que el color que lleva el tío raro sonriente de la foto de la caja de tu tinte, oscurecerá una vez lo apliques. Prepara la brocha (no uses las manos, ¡Por dios!) y sigue las instrucciones teniendo en cuenta lo siguiente:

  1. Aplica el producto en toda la superficie de tu barba. Si lo utilizas sólo en las zonas con canas lo más probable es que termines con más parches que un dálmata.
  2. Espera el tiempo mínimo necesario especificado en el paquete y remueve el producto un poco con la toalla o papel para ver el resultado. Si aún está demasiado claro, vuelve a aplicar el producto y espera un poco más.
  3. Aclara la barba hasta que no quede nada del tinte y sécala cuidadosamente. Si ha quedado demasiado clara, vuelve a aplicar un poco de producto (a menos que las instrucciones de uso digan lo contrario). Si ha quedado un poquito demasiado oscura recuerda que el color se irá yendo con los lavados.
  4. Si no has protegido bien la zona sin barba, quizás necesites limpiar algunas manchas con cualquier producto desmaquillante.

¡No me gusta! Arreglando la desgracia

Ai, ai, ai pequeño saltamontes ¿No has seguido nuestros consejos? ¿Te equivocaste con el tono? ¿Te pasaste de original? No te preocupes, desde el primer momento te advertimos de que esto podría pasar.

teñido_de_barbas

Por suerte para ti, las opciones son más evidentes y fáciles de lo que te podrías imaginar.

La parte dura, depende del lío que hayas organizado, será mantener la calma, respirar hondo, ser valiente, tomártelo con humor y recordar el siguiente paso: Rapar acabando con todo (y vuelta a empezar con la sabiduría de la experiencia que has ganado con tu primer intento) o… Teñir sobre teñido. Más fácil no te lo podemos poner.

¡Me encanta! El Mantenimiento

Y nos encanta saber que estás contento con el resultado. Ahora toca alargar la vida del tinte y lidiar con la secadez que el producto haya dejado en tu vello (sobre todo si no seguiste mi consejo de no utilizar los productos de tu abuela).

Para ello, tendrás que evitar pasarte con el champú normal y optar para limpiar tu barba con agua tibia suavemente. Una vez seca, puedes aplicar aceites o condicionantes para promover la suavidad y brillo de tu nueva barba. No dudes en hacerte con un champú especial suave para pelo teñido que mantenga el color más tiempo.

Así de fácil. Disfruta de tu nueva rutina de teñido (probablemente te vuelva a tocar en unas semanas/meses) y no dejes de peinar y recortar para conseguir tu aspecto deseado.

Ahora ya estás listo. Sé la envidia de Chuck Norris, sal a la calle y disfruta de tu nuevo look.

1 pensamientos en “Los Mejores Consejos Para Teñir tu Barba Con o Sin Canas”

MAikel

Muy intersante e instructivo para los hombres que desean tener una barba reluciente