BLOG

Una buena barba hípster no es una jungla. La perfecta metáfora para una barba hípster sería más bien algo así como… Un bonito jardín. Ya sabes, un pedazo de naturaleza pura, salvaje y libre… bajo el control y poder de los hombres.

La Barba Hipster

En tu caso, al igual que con tu jardín, tú accesorio varonil necesita tu control para poder ser elevado al cielo hípster: Dónde fluyen los estilos de barba larga, las camisas a cuadros y los tattoos.

barba-hipster

No hay duda que, entre los cortes de barba, el hípster, viene con garantía asegurada: Carácter, sensualidad, fortaleza y… Avalado por más de un millón de likes y retweets.

En éste artículo te ayudaremos a que no se te pase el arroz y consigas, paso a paso, una barba que será la envidia de todos los gafapasta.

Ponte cómodo, sube el volumen y toma nota…

1. Lanza la cuchilla por la ventana

Antes que nada, debes saber que una barba hípster se caracteriza por su espesor y frondosidad, así que inevitablemente tendrás que dejar de afeitarte un tiempo.

No sólo para empezar a esculpir tu carné de moderno sino para afrontar cara a cara la realidad: Quizás no tengas la suficiente cantidad o una correcta distribución del pelo para escoger un estilo hípster. Deja que crezca y compruébalo.

cuchilla-barba

Si no hay suerte… No desesperes, siempre puedes probar con otro estilo de barbas, fingir que nunca lo intentaste y regodearte con orgullo y satisfacción en el precio de consolación: El poder decir que las barbas hípsters són demasiado mainstream para un tio tan alternativo como tú.

2. Ten paciencia

Has decidido dejar de lado el look “descuidadito” de la barba de 3 días para adentrarte en las aguas salvajes y vagabundas del territorio vikingo. Decidas o no decorarla con trenzas como hacían aquellos piratas islandeses, tendrás que dejarla crecer mucho.

Eso significa tiempo. Para una barba merecedora del título “hípster” muy probablemente necesites mínimo un par de meses.

paciencia-barba-hipster

Después de esos meses con algún que otro picor, quizás un toque algo descuidado y, sin duda alguna, varios tirones de oreja de tu madre/tía/abuela por “ir con esas pintas”, tendrás la materia prima mínima necesaria para empezar a podar tu obra de arte y lucirla en los ambientes más underground de tu ciudad.

3. Prepara la caja de herramientas

Tu nuevo bebé va a necesitar ciertos mimos. Como pasa con cualquier hobby, el mercado del cuidado de barbas no se queda atrás en su catálogo de máquinas híper tecnológicas, productos, cremas, aceites, espumas, rizadores y muchos, muchos potingues en general.

Ya entraremos en eso más tarde, no te preocupes. Por ahora, simplemente ten presente que vas a tener más pelo, relativamente largo, que cuidar y que la barba no va a dejar de crecer.

 

Así que, si no quieres terminar cantando el “No woman no cry” con rastas en la perilla (no digo que no mole la idea), abre la caja de herramientas y asegúrate que tienes el siguiente kit mínimo: Peine, tijeras de pelo (¡Las de papel no sirven, tío!) y máquina de rapar.

herramientas-barba-hipster

Esta última, a poder ser, con niveles.

4. No te olvides del bigote

Si hay algo que caracterice los ambientes de moderneo más que las gafas de pasta o las camisas hawaianas es, sin duda alguna, el popular y admirado BIGOTE.

Aunque ya sepas de sobras que éste estilo de barba completa viene con mostacho de serie, en este apartado hemos querido elevar la importancia de dicho elemento.

El pelo del bigote tiene tendencias de crecimiento diferentes al del resto de la barba y con una buena estrategia de perfilado, corte y mantenimiento hará que destaques de entre los rostros peludos.

bigote-hipster

Dejar que crezca un poco más largo que los lados, orientarlo al techo al estilo Dalí, rizarlo con los rulos de tu suegra… Las posibilidades son ilimitadas…

¡No te olvides de él!

5. Tenla alargada, gruesa y erecta…

… ¡La barba, animal!

La tendencia natural de crecimiento del pelo hará que en poco tiempo tu rostro se hinche exponencialmente, cual burbuja, hacia todos los lados.

Como el estilo que buscas se basa en una apariencia muy poblada y alargada, y pese a que con un buen cuidado y peinado podrás conseguirlo, tarde o temprano tendrás que tender a cortar los lados de tu cara más cortos que la zona de la perilla.

barba-hipster-larga

 

Esto se aplica especialmente en las patillas, donde deberás marcar un tamaño más corto que irá creciendo en gradiente hasta terminar en los pelos más largos de la perilla. No te preocupes, con un poco de paciencia dominarás el tema rápido.

6. Dar cera, pulir cera, el mantenimiento

Caspa, grasa… A menos que andes aferrado a un estilo de vida de hippie idealista, usas champú para lavarte el pelo, ¿Verdad? Bien, pues no queremos que tu nueva barba se ponga celosa.

Mantener un pelo tan grueso y, en el caso del estilo hípster, tan largo, implicará usar champú y acondicionador en ella. Sin duda puedes encontrar productos especiales, pero, si no te apetece darle muchas vueltas al asunto, por el momento usa como mínimo, y, para empezar, el mismo que usas para el pelo.

  

También son aconsejables los aceites, que mantendrán tu barba suave y maleable.

¡Escucha a tu barba y trátala como te gustaría que te tratasen!

7. Disfruta…

¡Que para algo está! La barba hípster es un toque estético perfecto para mostrar tu personalidad: Barato, natural y sobretodo, sobretodo, sobretodo… Reversible.

No lo dudes más e inténtalo. Al fin y al cabo, si te cansas… A rapar y vuelta a empezar.

barba-hipster-disfruta